¡GUERRILLERAS!

En este décimo sexto capítulo de EL PODER DE SER MUJER os traemos a la mujer que por decimocuarta ocasión ha sido nombrada la más poderosa del mundo por la revista Forbes en 2020: Angela Merkel.

Una mujer que resalta en un mundo liderado por hombres. Merkel es, además, una de las personas más poderosas del mundo desde 2010.

Más que su trayectoria profesional, veamos lo que implica ser una mujer exitosa en un mundo de hombres.

CAPÍTULO 16

ANGELA MERKEL

 

Angela Dorothea Merkel nació el 17 de julio de 1954 en Hamburgo, que por aquel entonces se encontraba en la Alemania Occidental.

Ese mismo año se mudó a la República Democrática Alemana, integrante del Bloque del Este. El motivo fue su padre, que era un pastor luterano y recibió un pastorado en la iglesia de Quitzow, lo que suponía el necesario traslado de la familia a la ciudad de Templin.

Fue una de las pocas personas no pertenecientes al partido a la que se le permitió estudiar en la antigua República Democrática Alemana. Estudió física en la Universidad de Leipzig para luego doctorarse en química cuántica.

Se casó con 23 años con el físico Ilrich Merkel, del que aún conserva su apellido. Se doctoró en 1986 bajo la tutela del profesor Joachim Sauer, con el que se casaría por segunda vez en 1998, justo antes de empezar su ascenso dentro del partido Unión Demócrata Cristiana de Alemania.

EL PODER DE SER MUJER: ANGELA MERKEL

 

 

En 1989, Merkel abandonó la carrera científica y empezó a dedicarse a la política, incorporándose al partido Demokratischer Aufbruch. Dando comienzo su ascensión política, que sería jalonada por un numeroso grupo de hombres que menospreciaban su instinto político.

Obtuvo su primer escaño parlamentario en 1990, convirtiéndose en ministra de la Mujer y la Juventud. Después pasó a Medio ambiente y Seguridad de Reactores y en 2000 se convirtió en líder del partido de la Unión Democrática Cristiana (CDU).

El 22 de noviembre de 2005, Merkel se convirtió en la primera mujer y científica canciller de Alemania, pasando a ser descrita desde 2007 como la mujer más poderosa del mundo, destacando entre hombres resulta todo un modelo a seguir.

“Ciertamente se podría decir que nunca me he subestimado, no hay nada malo en ser ambicioso”.

Angela Merkel

En múltiples ocasiones se le ha preguntado sobre cómo vive ella el hecho de ser una minoría tan escasa entre la abundancia de hombres que lideran el mundo. Ella tiene muy claro lo que se debe hacer: destacar intelectualmente, esforzarse, ser ambiciosa, hacerse notar, ser determinada y analítica. Una persona debe darse su lugar de manera que no sea relevante si es hombre o mujer.

Muchas veces ha sido caracterizada como masculina y fría, incluso en su forma de para elegir vestuario. Pero no es en absoluto así, ella quiere mostrarse así para separar de manera tajante su vida personal y su vida laboral.

La estereotipada imagen de Merkel gélida y distante, vestida de pantalón y chaqueta es solo la cara que quiere transmitir al mundo. Para ella, su estilo le permite pasar desapercibida en un entorno donde quiere que se le atienda únicamente a su intelecto. Es por ello por lo que podríamos definir su estilo lo podríamos definir como práctico y elegante, sofisticado pero cómodo.

Es cierto que en su juventud vestía vaqueros y trabajaba de camarera en una discoteca. Se dice que era chica alegre y le gustaba bailar. Hoy en día, los que la conocen en su vida personal alegan que sigue siendo esa chica jovial a la que le gusta pasar tiempo con su familia, le aficiona la jardinería y le encanta la cocina. No es una mujer exuberante, sino sencilla, a la que le encanta leer y pasar tiempo tranquila con sus seres queridos. Otra cara de la moneda ¿no?

El caso de Merkel resulta ciertamente inspirador, no quiere que la vean como una mujer que hace algo. Quiere que la vean como la persona que hace algo.

Para ella, el feminismo es mucho más que una etiqueta, para ella los actos son lo importante, tomar decisiones, llevar a cabo las ideas y los planes.  Las palabras siempre ayudan, está claro, pero sin acciones la sociedad no avanza y todas queremos que en este mundo seamos iguales.

Desde Ouh Lo Là queremos animaros que luchéis todos los días guerrilleras, a que nada os detenga, a que os levantéis cada vez que caigáis. Sois únicas y podéis con todo, nunca lo olvidéis. EL PODER DE SER MUJER: ANGELA MERKEL

¡Deseando ver el día en que las mujeres no destaquemos por serlo, sino por lo que hacemos!

¡A por todas guerrillas! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *