La moda sostenible es una tendencia que va creciendo con el tiempo. Consiste en crear un sistema de producción que pueda durar indefinidamente y sea respetuoso con el medio ambiente y ético con la sociedad.

Son muchas las grandes marcas que están transformando su modelo para hacerlo más sostenible, pero hoy queremos traeros a dos diseñadoras desconocidas para el gran púbico, pero que están haciendo mucho por la sostenibilidad.


María Lafuente se inspira en el arte para reivindicar un estilo de vida comprometido. Sus colecciones surgen de un diálogo con la naturaleza y pretenden fomentar el compromiso social y ambiental.
 

María Lafuente es un referente de la moda sostenible a nivel internacional. Ha sido premiada en diversas partes del mundo y ha sido la primera diseñadora en hablar de su trabajo en el Foro Internacional de la ONU, con la primera colección certificada PEFC de tejidos sostenibles.

 

Fue pre-seleccionada para la carrera a los premios Oscar por el diseño de vestuario de la película «Chicas Paranoicas», además de tener experiencia como creadora de identidades corporativas. Colabora, además, con diversas fundaciones en la lucha hacia diferentes causas, como por ejemplo la ayuda al pueblo Saharahui, la lucha contra el Alzhéimer, contra la violencia de género y la ablación… Por citar algunos.

 

Ha sido pionera en muchísimos aspectos, como por ejemplo: en usar ciertos tejidos reciclados (de botellas de plástico, de fécula de patata, de fibra de carbono, de miel de caña…), en retransmitir un desfile en streaming o en utilizar lana sostenible para que no desaparezca la trashumancia.

Desfila desde 2006 en la Fashion Week Madrid. Para ver un resumen de su último desfile haced click en la imagen de abajo, no os arrepentiréis. A nosotras nos encanta María y os animamos a seguirla de cerca, porque es toda una Guerrillera.

 

Después de ganar un concurso de jóvenes creadores en 2014 y debutar en EGO, el espacio para nuevos talentos de Madrid Fashion Week, en 2015, Sonia Carrasco hizo las maletas para ir a trabajar con Sarah Burton en la marca Alexander McQueen. Después se pasó a Céline, pero la Céline de Phoebe Philo.

En esas grandes marcas aprendió los valores que tiene su marca y en 2019 debutaba en la 080 de Barcelona, donde recibió infinidad de aplausos por su colección 33.394759,-124.969482, coordenadas en las que se encuentra la Isla de Plástico en el Pacífico, con una superficie mayor que Francia.

Sonia recogió parte de esa basura que contamina el mundo para crear una colección maravillosa, con prendas bien estructuradas y superposiciones. Sus botones están hechos con papel reciclado, algodón ecológico o nuez de corozo. El packaging y las etiquetas las hace con sobrantes de tejido. No desperdicia nada, con todos los sobrantes va a hacer un tapiz enorme. Para evitar desperdicio, trabaja bajo demanda. Tarda unos siete días en tener la prenda lista en su taller de Barcelona. 

Cree que la palabra sostenibilidad se está utilizando mal. Para eso, ha estampado una camiseta con la definición exacta: 

«Sostenibilidad: Evitar el agotamiento
de los recursos naturales
para mantener un equilibrio ecológico.»
 
Os invitamos a seguir de cerca a esta Guerrillera, porque va a dar mucho que hablar. Podéis ver su desfile para la temporada de verano haciendo click en la imagen de abajo.

Sostenible y a la moda: es posible

Descubre la historia de Lauren Singer y su movimiento "Zero Waste" en nuestro Blog.

Diseñadoras emergentes

Descubre a otras diseñadoras a las que seguir la pista en nuestro Blog.

3 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *