El alquiler de ropa es ya una realidad que ha venido para quedarse. Teniendo en cuenta que la industria de la moda es de las más contaminantes, apostar por la economía circular y un consumo de tendencias responsable se ha convertido en una prioridad a la hora de cumplir los objetivos del desarrollo sostenible.