Por fin hemos recuperado la movilidad y para celebrarlo hemos lanzado el Ouh Lo Là Voyage, el servicio por el que te vestimos para tus viajes.

Con todo lo que está pasando, nosotras queremos animaros a  pasar vuestras vacaciones en ciudades españolas, a impulsar nuestro turismo a descubrir las joyas de este país.

Hoy os queremos contar un poquito sobre San Sebastián, Sevilla y Formentera, tres ciudades increíbles en las que pasar un tiempo maravilloso vestidas por nuestras estilistas.

 

 

San Sebastián

San Sebastián vivió su apogeo en el siglo XIX, cuando la reina María Cristina  convirtió en su lugar de veraneo el precioso Palacio de Miramar. Sin embargo, hoy mantiene su encanto.

Podrás contemplar la famosa Playa de La Concha desde el Monte Urgull, surfear en la playa Zurriola y ver  «El Peine del Viento» de Chillida en Ondarreta.

Disfruta de la parte vieja y la preciosa Plaza de la Constitución, vete de pintxos por una de las ciudades con Estrellas Michelín de España o relájate en el balneario de «La Perla».

Nosotras estamos enamoradas de esta ciudad, en la que nos gusta vestir conjuntos blancos de Uterqüe y vestidos boho de Antik Batik.

 

Formentera

Formentera es uno de los destinos estrella del turismo veraniego; sus playas son de las más famosas del mundo. Y no es para menos, sus aguas son tan trasparentes que podrás disfrutar de las vistas del fondo marino haciendo snorkel en la Cala Saona, Es Caló o Calò des Mort.

En formentera se encuentra también el famoso chiringuito «Beso Beach», donde se encuentra el banco con el cartel «No hay verano sin beso», que tantas veces hemos visto en Instagram. Para sorprender, recomendamos visitar el «Blue Bar», un bar totalmente azul donde disfrutar de un atardecer maravilloso.

Para pasear por sus famosos mercadillos hippies, como el mercado de La Mola o de Sant Ferrán, elegiríamos un vestido de nido de abeja con estampados de corazones de Topshop y, para tomar unas copas al atardecer, un mono de lino precioso de Massimo Dutti.

Sevilla

Sevilla tiene un color especial, eso es un hecho. Solo por ver en directo la Plaza de España y el Real Alcázar y sus jardines el viaje habrá valido la pena.

Aún así, no puedes perderte el flamenco barrio de Triana y comerte un buen plato de pescaíto frito en el Restaurante «El Mero» en la Calle Betis. Si como nosotras amas el flamenco, no dejes de visitar un tablao. Será una experiencia que no olvides nunca.

Para disfrutar del atardecer, sube al Metrosol Parasol, el mirador de corte futurista conocido como «las setas», que rompe con el estilo clásico de la ciudad o pasea a las orillas del Guadalquivir hasta la Torre del Oro, que recibe ese nombre por el reflejo del sol en el río.

Para pasear por el precioso barrio de Santa Cruz elegiremos un conjunto de cuadros Vichy de Zara y para una noche animada en el barrio Alfalfa, un vestido verde con volantes de Otherstories.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *